Pino Dunas

 

Les presento una gama de esencias florales, elaboradas en Canarias, principalmente en el Roque Nublo, un centro muy energético de la isla de Gran Canaria. Tras unos años de experimentación, he comprobado su fuerza y su poder para transmutar aspectos y situaciones que no se lograban resolver por otros medios.

Estas esencias han salido a la luz, en parte animada por mis pacientes. Después de experimentar sus efectos y también con el deseo de que tu te beneficies de ellas.

Creo que lo más importante es descubrir el Amor que todos tenemos dentro y las esencias florales son uno de los caminos para llegar a ello.

Al principio sentir lo que me decía cada flor fue como un juego. Entonces y ahora, cuando las tengo entre mis manos, recibo su <<información>>, lo que, en consecuencia, facilita que dentro de mí ocurran muchas cosas. De esta manera me provocan desde la risa y el llanto hasta estados de éxtasis y amor. En resumen: me mueven internamente.

Las esencias actúan principalmente en el aspecto emocional, liberando cualquier lastre, curando heridas o traumas y, en definitiva, limpiando en profundidad. Además te hacen ser consciente de todo este proceso, ayudándote así a resolverlo mejor. Y una cosa muy importante: actúan con rapidez (una vez leí la frase de que no tenemos tiempo para realizar diez años de terapia).

Las esencias, en suma, provocan un encuentro muy reconfortante entre la tierra y el cielo; hacen que te sientas cada vez más en conexión con la tierra; te enraízan para que puedas disfrutar de las maravillas del cuerpo, sin rechazos; y, a la vez, te abren a nuevas dimensiones espirituales y nuevas potencialidades que estaban dormidas en ti esperando ser descubiertas.