Es la gran madre dadora de vida, nutridora, diosa del amor incondicional, que ayuda a parir tanto hijos reales como creativos, con toda la conciencia que ello implica.

Abre los corazones a las situaciones nuevas que se presentan en la vida, sin que se interpongan resistencias o negación. Alimenta, da calor y protección a aquello que nace, sabedora de que este nacimiento que ahora se produce ayudará a crecer espiritualmente tanto a quien alumbra como al que es alumbrado.

Neftis_3