Las esencias de las diosas mitológicas son el fruto de unas canalizaciones que años atrás y mediante sueños ya me estaban preparando y pronosticando para su futura realización.

Estas esencias ayudan a la mujer a encontrar su propia Diosa interna y manifestarla con toda su magia y su esplendor. Al hombre le ayuda a conectar con su poder masculino y real, haciendo la transición del niño inmaduro al hombre maduro.

Ahora es el momento de evolucionar por medio del placer y de la luz y no a través del sufrimiento y la oscuridad.